¿ Qué hace un dermatólogo?

¿Qué hace un dermatólogo?

La Academia Española de Dermatología Medico Quirúrgica y Venereología ha definido que es lo que hace un Dermatólogo.

Un dermatólogo se dedica a todo lo que tiene que ver con su principal causa de existencia: la piel. Existen infinidad de enfermedades que la afectan que son muy difíciles y complejas por lo que el grado de especialización tanto desde el punto de vista del diagnóstico como del tratamiento es muy importante. Para conseguir esto el dermatólogo se encarga de realizar técnicas específicas entre las que se encuentran las siguientes.

Técnicas Diagnósticas.

  • Biopsia: Es un procedimiento fácil y sencillo muy utilizado por los dermatólogos. Consiste en la extirpación y examen microscópico de un fragmento de piel con el fin de establecer un diagnóstico exacto. Se realiza en la mayoría de los casos mediante la inyección previa de anestesia local para evitar el dolor. En ocasiones es preciso dar un pequeño punto de sutura para ayudar a curar la herida.
  • Fotobiología (simulador solar): a veces es preciso recurrir a la reproducción de las radiaciones de la luz solar con los aparatos adecuados para llegar a un correcto diagnóstico ya que muchas de las enfermedades de la piel se relacionan con la exposición a la luz. 
  • Pruebas de alergia: el diagnóstico de las alergias de la piel es muy complejo ya que es muy importante tener en cuenta detalles propios del paciente como la edad, la ocupación o las aficiones. Para la confirmación de la sospecha de eczema alérgico en ocasiones debemos de realizar pruebas de alergia como los test epicutáneos. Estos test consisten en la aplicación de unos parches con las sustancias sospechosas de alergia durante un periodo de tiempo. Estos parches se retiran posteriormente y se procede a la lectura la prueba. En caso de que sean positivas, se observa un pequeño eczema en las zonas de aplicación.
  • Toma de muestras para examen directo: El examen de escamas o cabellos al microscopio es un método sencillo y rápido que nos puede ofrecer una importante información y ayudarnos a descartar infecciones superficiales como las producidas por hongos o parásitos. 
  • Microscopía de epiluminescencia: También es conocida como Dermatoscopia o dermoscopia. Se trata de una técnica no invasiva e indolora que se emplea para examinar lesiones de la piel, sobre todo lunares y cáncer de piel, y ayuda a determinar las estructuras anatómicas que no son apreciables a simple vista para decidir que lesiones de piel requieren biopsia o extirpación. La lesión se examina con un equipo óptico especial denominado dermatoscopio. Este aparato puede ser una sencilla lente de mano o estar conectado a un ordenador emitiendo una imagen digital que puede almacenarse y examinarse de manera automatizada. 
  • Ecografía cutánea: consiste en la aplicación de ultrasonidos para determinar características de las lesiones de la piel como la profundidad, forma, contenido o tamaño. No es una técnica de uso habitual. 
  • Biopsia selectiva del ganglio centinela: El melanoma es un tumor cutáneo que se origina en los melanocitos, las células responsables del color de la piel y que nos protegen de los efectos de la radiación solar. Cuando el melanoma es muy profundo, los melanocitos tienen mas probabilidad de alcanzar un vaso sanguíneo o un vaso linfático y dar metástasis a distancia. Cuando esto ocurre en el melanoma, en la gran mayoría de los casos, al primer lugar que llegan estas células metastásicas es a los ganglios linfáticos. Estos ganglios linfáticos ayudan a que las células responsables de las defensas del organismo reconozcan a las células cancerígenas e impidan que se propaguen al resto del cuerpo. Por este motivo, es posible a veces encontrar el melanoma metastásico que se extiende en estos ganglios antes de que se extienda al resto del organismo. La biopsia selectiva del ganglio centinela ayuda a identificar el primer ganglio al que llegan las células cancerosas, en caso de que así haya ocurrido, con una alta probabilidad y nos permite elegir el mejor tratamiento.

Técnicas Terapéuticas 

  • Crioterapia: Se trata de un procedimiento que utiliza agentes criogénicos para tratar enfermedades cutáneas mediante la quemadura por congelación. El mas empleado de todos es el nitrógeno líquido que alcanza hasta los -196ºC. Tras la congelación se produce una destrucción del tejido dañado que es reemplazado por tejido nuevo. Se emplea para el tratamiento de infecciones como las verrugas o molluscum y también para el tratamiento de tumores malignos y benignos. En ocasiones, ciertas lesiones pueden requerir tratamientos múltiples o repetidos. 
  • Fototerapia: Se trata de la exposición a la radiación no ionizante para el tratamiento de diferentes enfermedades de la piel. Puede tratarse de la exposición a rayos Ultravioleta B (UVB), a rayos ultravioleta A (UVA) o a las combinaciones de ambas. La foto quimioterapia es el uso terapéutico de la radiación conjuntamente con un producto químico fotosensibilizante. Habitualmente se emplean los psoralenos asociados a UVA y las principales indicaciones son la psoriasis o los linfomas cutáneos entre otras muchas. 
  • Laserterapia: la palabra láser es un acrónimo procedente de la frase "light amplification by the stimulated emission of radiation" Los láseres funcionan produciendo un haz intenso de luz brillante en el que todos los rayos que lo forman tienen las mismas características lo que permite concentrar gran cantidad de energía en un punto. El láser puede ayudar a tratar arrugas, cicatrices o lesiones de la piel. Existen diferentes tipos de láseres cuya utilidad viene determinada por la longitud de onda y tipo de emisión así como por la "diana" de la piel con la que interactúa.
Así podemos encontrar láseres de depilación como el laser Nd-Yag, el láser de Alejandrita o el láser de diodo que actúan sobre el folículo piloso. Otros vaporizan el agua de la piel como el laser de CO2 o el láser de Erbio y otros actúan sobre los pigmentos y son de especial utilidad para los angiomas, manchas y tatuajes como el láser de colorante pulsado, el Nd-Yag o el láser de Alejandrita.
  • Iontoforesis: La iontoforesis es un método de administración de medicamentos que usa una corriente eléctrica para conducir moléculas cargadas a través de membranas biológicas. La Iontoforesis es un método no invasivo que reduce al mínimo el trauma, el riesgo de infección, y el daño a la piel. En dermatología se usa sobre todo para el tratamiento de la hiperhidrosis o sudoración excesiva. 
  • Infiltraciones: En ocasiones es preciso realizar inyección de sustancias para el tratamiento de las lesiones para conseguir que el fármaco llegue directamente a donde lo precisamos. Pueden emplearse desde corticosteroides tal como se realiza en la alopecia areata o en los queloides o cicatrices hasta bleomicina como se utiliza en las verrugas.
En cosmética también se emplean sustancias de relleno para reducir las arrugas, y dar a la piel un aspecto mas joven. Estas incluyen el colágeno, la grasa autóloga, el ácido hialurónico, la hidroxiapatita, el ácido poly-L-láctico, y los implantes de polímeros entre otros.
Las líneas y las arrugas de expresión facial se pueden disminuir con las inyecciones del toxina botulínica tipo A. Se trata de un procedimiento muy seguro y eficaz cuando es realizado por un experto, y consiste en inyectar de cantidades muy minúsculas en los músculos específicos para relajarlos. Este efecto reduce las arrugas finas y se utiliza para tratar líneas verticales entre las cejas y en el puente de la nariz, las líneas y los surcos de la frente, y "las patas de gallo". 
  • Peelings químicos: Los peelings químicos se utilizan para tratar lesiones superficiales. El procedimiento consiste en aplicar de una solución química para favorecer la renovación de las capas externas de piel. Esto estimula el nuevo crecimiento de la misma. La piel nueva es generalmente mas suave, menos arrugada y más uniforme en color. Esta técnica puede producir un enrojecimiento y descamación similar a una quemadura superficial dependiendo del tipo de peeling empleado y el paciente. Esto suele durar de algunos días a varias semanas, dependiendo de la fuerza y de la profundidad del peeling utilizado. Suele usarse con fines cosméticos para el tratamiento del envejecimiento cutáneo, manchas, arrugas o acné pero también puede emplearse para el tratamiento y prevención del cáncer de piel entre otros. 
  • Dermoabrasión y microdermoabrasión: La dermoabrasión es un procedimiento que en el que se produce la fricción de la piel para conseguir que nazca una piel nueva que sustituya a la anterior. Esta técnica se utiliza para tratar las cicatrices, las manchas, y el daño solar. Durante la dermoabrasión, un instrumento abrasivo quita capas externas de la piel y alisa la piel tratada. Los resultados son generalmente notables y duraderos. La microdermoabrasión es una variante mas superficial de esta técnica y utiliza macropartículas para decapar de la capa superior de la piel (epidermis) y para estimular nuevo crecimiento de la piel. Este tratamiento no invasivo no produce casi ninguna molestia ni requiere ningún anestésico tópico o local siendo preciso espaciarlo de dos a tres semanas antes de repetirlo. La microdermoabrasión se puede utilizar conjuntamente con otros tratamientos para el rejuvenecimiento facial.
  • Terapia Fotodinámica: La terapia fotodinámica es un tratamiento empleado contra el cáncer que utiliza un derivado porfirínico, habitualmente el ácido metilaminolevulínico, y un tipo específico de luz para eliminar las células cancerosas. Se realiza mediante la aplicación de una crema sobre la piel que no se activa hasta ser expuesta a la luz. El medicamento debe de aplicarse bajo oclusión durante un tiempo que suele ser de tres horas. Durante este periodo, se acumula más en las células cancerosas que en las normales. Después se utiliza una lámpara especial para aplicar la luz sobre la piel, donde el medicamento se vuelve activo y elimina las células cancerosas. La terapia fotodinámica ocasiona poco daño al tejido sano y suele asociarse a una leve sensación de picor o dolor. Se utiliza primordialmente para tratar tumores sobre la piel o debajo de ella, aunque ha sido empleada para otras enfermedades dermatológicas. 
  • Fotoféresis: La fotoféresis extracorpórea (FEC) es un procedimiento terapéutico basado en el efecto biológico del psoraleno y la luz ultravioleta A sobre las células mononucleares recogidas mediante aféresis y reinfundidas posteriormente al paciente. El procedimiento tiene muy pocos efectos secundarios, prolonga la supervivencia e induce un 50 a 75% de respuestas en pacientes con linfoma T cutáneo avanzado. Además numerosos trabajos indican que la FEC es un potente agente para el tratamiento del rechazo del trasplante de órgano sólido, la enfermedad injerto contra huésped, la esclerodermia y otras enfermedades autoinmunes resistentes al tratamiento convencional. 

Cirugía dermatológica: La cirugía dermatológica nos ayuda al correcto diagnóstico y tratamiento de las condiciones médicamente necesarias y cosméticas de la piel, del pelo, de las uñas y de las mucosas. Esto incluye todos los métodos quirúrgicos, reconstructivos y cosméticos necesarios para este fin entre los que se encuentran los expuestos anteriormente. El propósito de la cirugía dermatológica es reparar y/o mejorar la función y el aspecto del cosmético de la piel.

Fuente: Academia  Española de Dermatología y Venereología

Compañias

  • comapias
  • comapias2