Acné


El acné vulgar es una enfermedad inflamatoria crónica de la glándula pilosebácea que aparece fundamentalmente en la adolescencia. Aunque en su evolución tiende a ceder por si misma, algunos pacientes pueden tener como secuelas cicatrices de ahí la importancia de su tratamiento precoz.
Es el trastorno cutáneo más frecuente. El 28-61% de personas entre 10 y 12 años padece acné y la cifra aumenta hasta el 79-95% en los adolescentes de 16 a 18 años. Predomina en edades comprendidas entre los 12 y 25 años; en varones jóvenes tiende a resolverse entre los 20-25 años, mientras que en mujeres puede persistir hasta los 30-40 años ,también grados leves de acné se observan muchas veces al nacer.
Es una enfermedad multifactorial Se han identificado varios elementos claves en su aparición: hiperproliferación epidérmica folicular, las células del epitelio, que deberían descamar y desprenderse, tienen tendencia a quedar adheridas y taponar la salida, formando los comedones y provocando la acumulación de sebo en el fondo del folículo , Andrógenos: Son el único estímulo para que las glándulas sebáceas se desarrollen y comiencen a funcionar, y eso es lo que ocurre en la pubertad. En la mayoría de pacientes los andrógenos son normales y el problema es un aumento de la sensibilidad de la glándula y en estas condiciones aumenta la actividad del Propionibacterium acnés que es el microorganismo predominante en la flora folicular, su número está muy aumentado en los individuos con acné, actúa sobre el sebo produciendo ácidos grasos libres que son los principales responsables de la inflamación
La dieta no esta demostrado que influya en el acné pero aquellas personas que ya sufren de acné se les recomiendan ciertas normas de higiene dietética, que, aunque no se considera un tratamiento como tal contra el acné, ayuda a no empeorar su evolución.
En un reciente estudio se encontró una asociación positiva entre el consumo de leche y el acné pero esto no se ha demostrado definitivamente. También se ha sugerido que hay relación entre una dieta alta en azúcares refinados y el acné.

La afectación es preferentemente de la cara y en menor grado la espalda, pecho y hombros. Se caracteriza por una gran variedad de lesiones, aunque alguna de ellas puede predominar y es fácil hallar varios tipos de las mismas.
Las lesiones pueden ser inflamatorias o no. Las no inflamatorias son los comedones abiertos (puntos negros), que son un tapón de queratina y lípidos que ocluye el folículo, y los comedones cerrados, que son una pápula pálida ligeramente sobre elevada a veces difícil de visualizar.
Las inflamatorias varían desde pápulas pequeñas con una areola inflamatoria a pústulas o nódulos y quistes fluctuantes.
También pueden tener desde pequeñas cicatrices ligeramente deprimidas a queloides.
El diagnóstico es fundamentalmente clínico. Las lesiones elementales en acné deben buscarse en cara, cuello, tronco, parte superior de los brazos y nalgas. En el acné no inflamatorio hay comedones, mientras que en el acné inflamatorio habrá, además, pápulas, pústulas, nódulos y quistes.
Normalmente no es necesario realizar analíticas . Pero en algunos casos serán necesarios por ejemplo en el caso de plantear un tratamiento con Isotretinoína y en mujeres adultas con signos de hiperandrogenismo (que pueden presentar uno o varios de los siguientes hallazgos: irregularidades menstruales, hirsutismo, alopecia con entradas, acné. El caso que más se presenta en la práctica es el síndrome del ovario poliquístico:
Según el tipo de lesiones y su gravedad, el acné se puede clasificar en varios grados: leve (comedoniano), moderado (pápulo-pustuloso), severo (nódulo-quístico) y muy severo (conglobata y fulminans).
Hay que partir de la base de que no hay un tratamiento curativo para el acné, pero que prácticamente siempre se pueden mejorar mucho las manifestaciones y en muchos casos se mantiene totalmente suprimido.
Casi siempre los tratamientos necesitan uno o dos meses para que se empiece a notar la mejoría, y se han de mantener meses o años. El tratamiento dependerá del grado de acné que se presente, podrá ir desde tratamiento tópico, sistémico, por via oral o en lesiones más graves, realizar tratamientos estéticos para mejorar el cuadro clínico
Es importante que los pacientes eviten la manipulación de las lesiones y sean constantes en la realización del tratamiento.

Tratamientos tópicos.

Se utilizan aplicándolos dos veces al día sobre las zonas afectadas, . El lavado en pacientes con mucha seborrea puede producir alivio sintomático.
Entre los productos utilizados, se encuentran los siguientes: Peróxido de benzoilo,Antibióticos,Acido retinoico tópico, Acido azelaico y otros muchos pacientes responden mejor al uso de medicamentos que ataquen los diferentes factores y por eso estos muchas veces se aplican en asociacion.


Tratamiento sistémico.

Está indicado en los pacientes con acné moderado y grave, y en casos seleccionados cuando el tópico no ha funcionado. En general es más eficaz que el tratamiento tópico, probablemente porque penetran mejor en el folículo.

Antibióticos:
Es muy importante tener en cuenta que el efecto de los antibióticos no puede evaluarse hasta después de unas 6-8 semanas de tratamiento, y que quizás se tengan que seguir utilizando durante mucho más tiempo.
Tratamiento hormonal: determinados anticonceptivos y agentes antiandrogénicos son útiles para el tratamiento de ciertas formas de acné.
Isotretinoína: Indicada fundamentalmente en el acné nódulo-quístico grave y el acné moderado resistente al tratamiento habitual. Es muy eficaz en la mayoría de casos y generalmente produce remisiones prolongadas a diferencia de los otros tratamientos. Es un fármaco que puede tener efectos secundarios, pero bien empleado raramente da problemas importantes, sólo lo pueden recetar dermatólogos.

Otros tratamientos.


Se aplican en consulta, y consisten en: extracción de los comedones; inyección de corticoides intralesionales en nódulos inflamatorios; empleo de peelings químicos, láser resurfacing e inyecciones de colágeno para las cicatrices de acné.


Como el acné es una enfermedad benigna y autolimitada muchos médicos no la jerarquizan dentro de su práctica clínica. Sin embargo, si no se trata correctamente puede dejar cicatrices emocionales y en la piel que pueden durar toda la vida.
No debe subestimarse el efecto psicológico del acné en los pacientes. Como regla general, el médico debería pensar que esta entidad preocupa más a los adolescentes de lo que éstos reconocen en el consultorio.

Galería de Imagenes:

No images found.

Compañias

  • comapias
  • comapias2